Apuntes de Llanes

← Cáp. 15 • • Índice • • Cáp. 17 →

Capítulo XVI, Libro IV

Autoridades y dependencias del Estado

I. Juzgado de Primera Instancia y de Instrucción.

Los Jueces letrados de partido, deben su origen al Real decreto de 21 de Abril de 1834, y entonces cesaron los Alcaldes ordinarios, llamados Jueces, en el conocimiento de los asuntos judiciales.

En dicho año, dia 30 de Agosto, tomó posesión D. Bernardo Sande, Juez de primera Instancia del partido de Llanes, comprensivo de los concejos de Llanes, como capital, Rivadedeva, Peñamellera alta y baja y Cabrales.

En 26 de Septiembre de 1835, se publicó el Reglamento provisional para la Administración de Justicia, y en 1º de Mayo de 1844 el de Juzgados de primera Instancia, confiriéndose a éstos la jurisdición contenciosa en negocios civiles y criminales del fuero ordinario, con apelación a las Audiencias, y reservándose a los Alcaldes constitucionales, el conocimiento en los actos de conciliación y juicios verbales, que pasaron después a los Jueces de paz, creados por la Ley de enjuiciamiento de 22 de Octubre de 1855 y decreto de igual fecha; pero se reservó todavía a los referidos Alaldes, conocer en los juicios de faltas con arreglo al Código penal e 19 de Marzo de 1848, y a los reformados en 30 de Junio de 1850 y 17 de Junio de 1870.

Según la Ley provisional de 15 de Septiembre de 1870, se divide el territorio en términos municipales, circunscripciones, partidos y distritos, estando respectivamente la Administración de Jusicia a cargo de Jueces municipales, Jueces de Instrucción, Tribunales colegiados de partido en primera Instancia y Audiencias de distrito. Las circunscripciones equivalen a los actuales partidos judiciales, y con objeto de que se estableciera en Llanes el Tribunal de partido, acudió su Ayuntamiento en 5 de Octubre de 1870 con ésta pretensión al Regente del Reino; pero no se ha resuelto todavía, y mientras no se haga el arreglo de tribunales, continuarán los actuales Jueces de primera Instancia con las atribuciones que dicha Ley orgánica concede a los tribunales de partido, y conociendo por consiguiente en lo Civil y Criminal con reserva al jurado de cuanto se refiere al artículo 93 de la constitución de V de Junio de 1869, para los delitos políticos y los comunes determinados en la ley provisional de enjuiciamiento criminal, publicada en 22 de Diciembre de 1872, a regir en 15 de Enero siguiente.

Por el Reglamento de Juzgados, corresponden dos Alguaciles a los de entrada, con sueldo de 1.100 reales anuales, que proveían las Audiencias a propuesta de los Juzgados; mas en los sucesivo, será por los Jueces o tribunales respectivos, según la ley orgánica del poder judicial.

II. Jueces de Paz O Municipales

Al tratar del Juzgado de primera Instancia en el número anterior, se habló incidentalmente de los Jueces de paz, creados por Real decreto de 22 de Octubre de 1855, a los que dió el nombre de Jueces municipales la ley orgánica de Tribunales de 15 de Septiembre de 1870, que además del conocimiento en los juicios verbales hasta la cuantía de 250 pesetas, les confiere también el de los juicios de faltas que antes era privativo de los Alcaldes, poniendo igualmente a cargo de dichos jueces, el Registro Civil que empezó a regir en la parte matrimonial, desde 1º de Septiembre de 1870, y en lo relativo a nacimientos y defunciones, desde 1º de Enero siguiente.

La Secretaría se provee por el Juzgado de primera Instancia o Tribunal de partido en su caso, a propuesta en tema del Juez municipal, debiendo el agraciado ser Abogado o tener certificado de aprobación de examen de los estudios que al efecto se exigen.

Los Alguaciles se nombran por el Juez municipal.

Todos devengan los derechos señalados en el arancél de 19 de julio de 1871.

Además del Juzgado de la capital, se creó otro en Nueva para el valle de San Jorge, que principió a funcionar en el año de 1891.

III. Escribanos y Notarios.

En lo antíguo correspondia al Ayuntamiento de Llanes la provisión de los ocho escribanos de número y del concejo que actuaban, dando fé, no solo en los contratos y actos extrajudiciales, sino también en todos los judiciales.

En 28 de Mayo de 1862 y 28 de Diciembre siguiente, se publicó la Ley y Reglamento del Notariado, y en us consecuencia, se hizo por Real Decreto de 28 de Diciembre de 1866 el arreglo de distritos notoriales, señalándose dos al concejo de Llanes, que son el de su nombre, comprensivo de la parte Oriental, desde la parroquia de Barro, y el de la Occidental compuesta de los valles de Posada, Ardisana, y San Jorge, con la capital en Posada: pero los actuales escribanos numerarlos continuan dando fé de los contratos y demás actos extrajudiciales mientras no vaquen sus escribanías por muerte, renuncia u otra causa. No pueden autorizar documentos uera del concejo, según la Real Orden de 27 de Junio de 1862. En la actualidad solo existe un solo Escribano numerario en la villa, un Notario en Posada.

También existen tres Escribanos de Actuaciones en el Juzgado e primera Instancia.

IV. Procuradores.

Es muy antíguo el oficio de Procuradores, habiendo fijado el glamento de Juzgados el número de cuatro para los de entrada que se proveían por las Audiencias a propuesta de los respectivos Jueces, pero la Ley orgánica de Tribunales establece el ejercicio libre, y por consiguiente no hay número limitado, sinó que cualquiera puede obtar a una Procuradoría, acreditando algunos años de práctica, mereciendo la aprobación de examen con arreglo al Reglamento de 16 de Noviembre de 1871, y otorgando la fianza de 8.000 reales para su ejercicio en los Juzgados de primera Instancia o tribunales de partido.

En la actualidad, hay cinco procuradores en el Juzgado de Llanes.

V. Registro de la propiedad.

El sistema hipotecario vigente, se halla comprendido en la ley de 21 de Diciembre de 1869 y su reglamento de 29 de Octubre de 1870 que empezaron a regir en 1º de Enero de 1871, reformando respectivamente la de 8 de Febrero y el de 21 de Junio de 1861, que estubieron vigentes desde 1.0 de Enero de 1863 con la Ilustración de 18 de Junio de 1861 sobre el modo de redactar los instrumentos sugetos al registro.

El de Llanes es de cuarta clase, y equivalente en categoría a Juzgado de entrada. Es de nombramiento Real, puede ejerce la Abogacía, y carece de sueldo, pero devenga los derechos arancelarios que le están señalados.

Antes de este sistema, hacian la anotación en los documentos los mismos Escribanos actuarios, llevando libro de registro al efecto.

VI. Ayuntamiento.

En el segundo número, Capítulo primero del segundo libro de estos apuntes, hablamos de la forma y atribucion del Ayuntamiento desde antes que se concediera el Fuero al concejo, hasta el primer tercio del presente siglo XIX, y hoy concluiremos manifestando, que desde el año de 1812, y como consecuencia y resultado de la constitución de Cadiz, se dictaron diferentes leyes, dando nuevas y diversas organizaciones a los Ayuntamientos, hasta que por la de 2 de Octubre de 1877, hoy vigente, que modificó las de 3 de Junio de 1870 y 16 de Diciembre de 1876, quedaron constituidos como se hallan en la actualidad.

Durante la época constitucional de 1820 a 1823, estuvo el concejo dividido en cinco Ayuntamientos, teniendo entonces como capitales y territorios los siguientes pueblos:

1º Llanes, comprensivo de su antigua parroquia y las de San Román de Cué, Porrúa y Celorio.

2º Quintana, a que correspondía el resto del valle de Posada y la parroquia de Barro.

3º Vibaño, abrazando todo el valle de Ardisana.

4º Nueva y todo el valle de San Jorge.

5º Pendueles, con el valle de su nombre.

Esta división municipal, quedó sin efecto en el último año de 1824; y aunque algunos de dichos valles gestionaron y trabajaron mucho desde entonces hasta hoy, por su independencia, nada han podido conseguir.

Según el número de población, forman hoy el, municipio de Llanes ventidos indivíduos elejidos por todos los vecinos que sean capacidades o paguen alguna cuota de contribución territorial o industrial. Entre ellos se cuenta un Alcalde presidente y cinco tenientes de Alcalde, nombrados por la misma Corporación, o por el Jefe del Estado cuando lo crea conveniente, dos Síndicos, un Contador y trece Concejales.

En 30 de Junio de 1877, con autorización del Sr. Gobernador Civil de la provincia, y de conformidad con lo acordado por el Ayuntamiento en sesión del mismo mes y año, se publicaron unas ordenanzas municipales para la villa y concejo, de que hasta entonces se carecía, las que empezaron a regir el 15 de Julio siguiente, y abrazan todas las materias concernientes a policía de orden de seguridad, sanitaria, urbana y rural.

Además, para mejor llenar sus deberes y obligaciones, tiene varios dependientes retribuidos con fondos del presupuesto municipal, como son: un Secretario, tres Oficiales, uno o más Escribientes temporeros, según las necesidades reclamen, un Conserge u Ordenanza, dos guardias municipales y tres guardias nocturnos o serenos, amén de un Depositario general.

Costea asimismo el presupuesto municipal todas las escuelas de primera enseñanza del concejo, en número de 28 de niños y 5 de niñas; mas cinco Médicos que llevan el carácter de municipales, uno para la villa con el valle de Mijares, otro para el valle de Penduelos, otro para los valles de Celorio y Posada, otro para el de Ardisana, y otro para el de San Jorge, por la asistencia facultativa a los pobres enfermos del concejo, declarados como tales pobres por el Ayuntamiento, en virtud de expediente. También costea el mismo presupuesto municipal, los medicamentos necesarios a los expresados pobres enfermos, que a virtud de receta facilitan las dos farmacias de la villa y la del valle de Posada, así como las estancias de los pobres enfermos naturales de esta jurisdicción, en el Hospital de Oviedo, y los reconocimientos y trabajos en el concejo de un Veterinario.

Por último, el Ayuntamiento de Llanes, tiene el tratamiento de Excelencia, que le fue concedido por R. O., de fin de Septiembre de 1894.

VII. Correos

Desde inmemorial tiempo existió en Llanos una Estafeta de Correos con su Administrador, dependiente de la principal de Burgos, y cuya dependencia se trasladó a Oviedo en el año de 1855.

El servicio de recibo y despacho con Oviedo y Torrelavega, era dos veces a la semana–«martes y viernes»;– y por medio de peatones se hacía la conducción. Las Autoridades y particulares que tenían apartado, lo recibían a primera hora después de la llegada de los correos, y el público lo hacía por lista, desde las nueve a las doce, por la mañana, y desde las dos a las cuatro, por la tarde.

En el año de 1859, siendo Ministro de la Gobernación el flustre llanisco D. José de Posada Herrera, habiendo aumentado considerablemente la circulación de la correspondencia, periódicos e impresos, se hizo diario el servicio de conducción y en caballería o carruaje.

Entonces se establecieron en Llanes, un cartero para el repar o a domicilio dentro de la villa y sus arrabales, y carterías fijas, en la mayor parte de los pueblos del concejo, a las que llevaban su correspondiente paquete en balija separada, los mismos conductores de los correos generales, si las carterías se hallaban en la misma línea del tránsito, o peatones especiales para las de fuera de ella.

En 7 de Abril de 1869 se fusionó el servicio de Correos con el de Telégrafos, y desde entonces perdieron mucho en actividad ambos servicios con perjuicio del público y del Estado, especiamente en la actualidad, que para ellos y el de Teléfonos solo hay un telegrafísta con mezquina dotación, siendo de su cuenta la casa, y un cartero Ordenanza para el reparto y sin sueldo, cuando al fusionarse tenia 1.250 pesetas el administrador de Correos, con un trabajo y sujeción constante de dia y de noche.

La Estafeta de Llanos, por su situación especial como divisoria de las provincias de Oviedo y Santander, tiene dependencia de ambas, aun cuando es subalterna de la de Oviedo. Llanos es el centro donde se consigna la correspondencia que se cambia entre Santander, Vizcaya, Burgos y parte de Castilla, con Asturias y Galicia; así que solo el apartado de la estrabagante o de tránsito, requiere especiales conocimientos en el Administrador, mucho celo y actividad, y más personal para hacer los paquetes y cargos a diez y siete carterías de su dependencia, a las Administraciones principales de Oviedo y Santander, a la agregada de Torrelavega, y a once estafetas intermedias.

La reunión de Correos, Telégrafos y Teléfonos, exige necesanamente, mayor personal en la administración de Llanos que el que hoy tiene; y cuando la llegada y salida de los correos coincide con el servicio de recepción o expedición de despachos telegráficos o telefónicos, los perjuicios que al público se siguen pueden ser muy graves, por que la detención de una carta o de una comunicación oficial, aunque no sea más que por una hora, puede causar la desgracia de una familia, y las autoridades locales todas debieran llamar la atención de la superioridad reclamando el remedio.

VIII. Telégrafos.

El dia 1º de Julio del año de 1862, se estableció en Llanos y se abrió al público, la estación Telegráfica con servicio de dia completo y la categoria de Dirección de Sección. Constaba su palntilla, de un Director, un Jefe de Estación, dos oficiales, un escribiente, un conserje y dos ordenanzas. Era intermedia para las escalas de servicio entre Oviedo y Santander.

En el año de 1869 se fusionaron Telégrafos y Correos.

En el de 1886 se redujo el personal a un solo Jefe y dos ordenanzas, a pesar del excesivo trabajo que el servicio fusionado demandaba; y al comenzar el año de 1891, la oficina de Telégrafos, Teléfonos y Correos quedó reducida a la más ínfima clase, sin otro personal que el de un Telegrafista auxiliar, y un cartero ordenanza, que desempeña los tres servicios sin más retribución que 5 céntimos de peseta por el reparto a domicilio de cada pliego postál o telegráfico en virtud del reglamento de 18 de Diciembre de 1890.

En la estadística oficial ocupa la estación de Llanes el cuarto lugar entre las limitadas de la provincia, con una circulación de más de 6.000 telégramas al año, cuando otras con servicio de personal suficiente, no alcanzan a 3.000, aparte del servicio de correos, que por su situación, demanda Llanes tanto trabajo como una principal de tercer orden.

Las economias mal entendidas, la gangrena de la política y el mangoneo de muchos, no pueden menos–como en Telégrafos y Correos sucede– de perjudicar al buen servicio público y a los intereses del Estado.

IX. Estancadas y Aduanas.

Desde muy antiguo existió en Llanes una Administración de Rentas Estancadas y Aduanas, servida por un Administrador un Interventor y un oficial escribiente retribuidos por el Estado. Habia una Tercena donde se espedian los efectos estancados; Estantanquillos en la mayor parte de los puebos del concejo, y un veredero conductor de los tabacos para surtirlos.

Al mediar el presente siglo XIX, se suprimieron el Interventor, el oficial escribiente, la Tercena y el veredero conductor, quedando solamente un Administrador y los Estanqueros de los pueblos que tenían la oblígación de venir a Llanes para surtirse de lo necesario.

En el año de 1889, se suprimió la Administración de rentas Estancadas y Aduanas, creando una Administración subalterna que abrazaba, además de aquellas rentas la de toda clase de contribuciones y loterfas, con un personal de Jefe Administrador, Interventor, dos oficiales escribientes y un portero conserje, la cual fue también suprimida en Junio de 1892, haciéndose cargo una compañía arrendataria, de los tabacos y de más efectos estancados timbres del Estado, documentos de giro y cédulas personales.

En la actualidad solo existe un encargado para administrar la renta de Aduanas, recibo y despacho de buques.

X. Bienes Nacionales.

A los antiguos comisionados de bienes nacionales, creados definitivamente en el año de 1835, cuando la exclaustración de Monjes, para la incautación de bienes, formación de inventarios y percibo de rentas, sustituyó recientemente un comisionado de ventas e investigador al mismo tiempo, sin más sueldo ni retribución que el tanto por ciento de lo que investigue o denuncie, y cobre.

XI. Faros.

El faro marítimo de la villa de Llanes, es de sexto orden, con luz fija; se halla comprendido en el plan general de alumbrado a que se refiere el Real decreto de 13 de Septiembre de 1847, y ha empezado a funcionar el 3 de Septiembre de 1860.

Se halla servido por un Torrero. Es cómodo y de fácil servicio, y se considera como faro de descanso.

XII. Ayudantía Militar de Marina.

En todos tiempos hubo un oficial de la Armada, para ejercer el cargo de Ayudante Militar de Marina del puerto de Llanes y su distrito, y un asesor letrado, entendiendo ambos como jueces especiales en todos los asuntos de su competencia, y cuestiones entre sí de los hombres de mar. Es dependiente de la comandancia de Gijón, y de la Capitanía general del departamento del Ferrol. Desde fines del primer tercio del presente siglo XIX, en que falleció el Sr. D. Manuel María de Colombres y Pariente, Teniente de Navío e Ingeniero ordinario de la Real Armada, y Ayudante Militar propietario del Puerto y distrito de Llanes, ha dejado de ser atendido y vigilado este Puerto con el celo que demandaba, por los sucesores Ayudantes, así que en el dia, apenas tiene la mitad del calado que entonces. Hoy el Jefe del mismo, es un simple cabo de mar.

XIII. Guardia Civil y Carabineros.

En la villa de Llanes hay un puesto de Guardia Civil, que se compone de tres parejas y un cabo. En la misma reside el oficial Alferez de la compañía que pertenece al 10º tercio. Esta fuerza se halla destinada, como propio de su instituto, para la persecución de criminales y para la conservación del orden público.

También en la misma villa, y en el pueblo de Nueva, hay dos puestos de Carabineros, residiendo en aquélla, el oficial Alferez de la compañía, distribuida en diferentes puntos de su partido judicial. ocupándose dicha fuerza en la persecución del contrabando, en la vigilancia de la costa marítima y entradas de la parte oriental de la provincia, y en la carga y descarga de buques en los puertos de Llanes, Niembro y Bustío.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as