Portal de Llanes

Espeleología

este símbolo te recordará que estás en nuestras páginas de turismo activo

La espeleología es una actividad que consiste principalmente en la exploración de cuevas, simas y otras cavidades subterráneas. Es una combinación de técnicas de escalada, natación, (además de las propias técnicas de la espeleología), cuyo elemento más característico es la lámpara de carburo que los espeleólogos lucen en la frente. Se trata de una lámpara similar a la utilizada por los mineros.

Los espeleólogos más experimentados y concienciados aconsejan portar bolsas de plástico donde recoger las basuras que se van generando (la pota o restos del carburo, las colillas de los fumadores, los restos de picnic e incluso los excrementos deberían ser recogidos). También aconsejan no llevarse recuerdos (no arrancar estalactitas, que pierden toda su gracia fuera de la cueva) y no molestar a la fauna que habita en estos oscuros lugares, principalmente a los murciélagos en invierno, (época de hibernación y de suma fragilidad), se les debe dejar tranquilos. Sobre la fauna que habita ocasionalmente en las cuevas, y que será raro encontrar (osos, serpientes, y otros bichos peligrosos) no hay mucho que decir. No se les debe molestar o pondremos nuestras vidas en serio peligro.

Los materiales que conforman la cordillera Cantábrica son principalmente rocas calizas. Esto hace que el fenómeno denominado karstificación, que consiste en la disolución de la roca, formando numerosas cavidades subterráneas, esté presente en toda la cordillera, siendo así, que algunas de las cuevas y simas más profundas del mundo se encuentran en estos valles.

Entre estas cavidades importantes encontramos la Torca del Cerro con 1589 metros, y que se trata de la segunda sima más profunda del mundo, y también el sistema de Trave cuarta sima más importante del mundo con 1441 metros de profundidad. Otra sima interesante, en desarrollo vertical con 1255 metros es la sima de los Rebecos.

Aunque estas simas sólo pueden ser recorridas por espeleólogos profesionales, el viajero interesado en admirar cuevas con estalactitas pueden acceder a otras cavidades mucho menos peligrosas, pero no por ello menos bellas, como la Cueva de Alda, en Cabrales, la de Collubil en Amieva o la de Tinganón en Ribadesella.

Esta actividad está presente en casi todas las empresas de turismo activo y no será difícil encontrar un grupo al que apuntarnos. La empresa tiene la obligación de proporcionar el equipamiento y un guía experimento, que aporte seguridad sobre el terreno. El precio de una excursión espeleológica oscila entre los 18 y los 25 euros por persona, dependiendo del tipo de cueva, la empresa, etc. Recordamos que estos precios son sólo orientativos y que pueden variar en función de diversos criterios y factores.

Subir al principio del Documento
www.llanes.as