Portal de Llanes

 

Seguridad en la Montaña

 

Los Picos de Europa así como las diversas sierras de la cornisa cantábrica, convierten esta zona geográfica en un aútentico paraíso para escaladores, montañeros, senderistas y todo tipo de amantes de las altas cumbres y de los bosques poblados. Pero estos impresionantes accidentes geográficos están llenos de peligros y deben ser explorados con precaución y paciencia. Los cambios bruscos de temperatura son frecuentes en las montañas y lo fácil se transforma en muy peligroso. A continuación se ofrecen una serie de recomendaciones generales para realizar expediciones a la montaña sin correr demasiados riesgos.

No vayas solo: Nunca se debe emprender un viaje a la montaña en solitario, se aconseja que este tipo de excursiones se hagan en equipo, o al menos en compañía. El viaje ha de estar bien planificado, consultando mapas, libros, escuchando experiencias de otros o recordando las propias, etc. Pregunta a los lugareños por el paraje en el que te encuentras para obtener información más próxima sobre el entorno. Obtener información metereológica y sobre las avalanchas es imprescindible para aseguranos el éxito de nuestra exploración.

Planifica e informa: Realizar un plan de viaje, procurando no apartarse de él, es un principio básico a la hora de ponerse la mochila de aventurero. En caso de pérdida este será fundamental para la localización, por lo que es recomendable dejar muy bien informados a los familiares, o bien a las autoridades correspondientes, el alojamiento donde uno se encuetre, el ayuntamiento más cercano, etc., de los itinerarios o rutas así como de los horarios que se tiene pensado seguir.

Los Picos de Europa desde uno de los establecimientos recomendados

Prepara con esmero tu equipo: Entre los elementos importantes a la hora de preparar el equipo figuran un teléfono móvil o una radio que permitan un aviso rápido en caso de apuros. La fobia a la tecnología y el reencuentro con la vida salvaje no debe hacernos renunciar a nuestra seguridad. Es necesario incluir prendas de abrigo y un saco de dormir. En invierno nunca debe faltar una pala, un localizador y una radio-baliza.

No llegar nunca a la extenuación: porque después de alcanzada la cima aún queda el camino de regreso, es aconsejable efectuar comidas ligeras y cortas paradas de descanso, las cuáles deben efectuarse en lugares resguardados.

Un guía profesional garantizará tu seguridad, pero nunca estará de más realizar cursos de primeros auxilios y de formación técnica.

No se deben lanzar piedras u otros objetos desde la montaña, especialmente en gargantas, barrancos y desfiladeros. En estos lugares además se debe prestar especial atención a las tormentas.

Si no subes hoy, ya llegarás mañana. Si por cansancio resbalas y caes, puede que no llegues nunca. Para caminar por la montaña es necesario aprender a renunciar.

En caso de accidente

Es imprescindible mantener la serenidad, asegurar a los heridos y practicar los primeros auxilios. Piensa en el aviso más rápido, móvil, refugio, radio,etc...

No dejes solo al herido. Si no hay otra opción: abrígalo y deja comida y líquido y señala el lugar para localizarlo después.

Informa a los Grupos de Socorro sobre:
1º - Descripción del accidente, número de heridos, lesiones y gravedad.
2º - Cuándo y dónde ha ocurrido. GPS o referencia del lugar.
3º - Condiciones metereológicas.
4º - Lugar desde donde se da el aviso.
5º - Nombre de los accidentados o desaparecidos, itinerario previsto, experiencia en montaña, material y vestuario que llevan, etc...

Subir al principio del Documento
www.llanes.as