Portal de Llanes

Red de Parques Nacionales

¿Qué es la Red de Parques Nacionales?

La Red de Parques Nacionales es un sistema integrado por los Parques Nacionales que la conforman, el marco normativo, los medios materiales, instituciones, etc, relacionados con la conservación del patrimonio natural español. Su finalidad es la conservación de los Parques nacionales, posibilitar las visitas del público, permitir la investigación etc.

Historia de la Red de Parques Nacionales.

En 1916 se aprueba la primera Ley de Parques Nacionales, y recogía el concepto paisajístico de parque nacional, bajo el que se declararon en 1918, los dos primeros parques nacionales españoles, el de la Montaña de Covadonga y el de Ordesa. Desde 1918 hasta 1954 la Red de Parques Nacionales no se ve ampliada con ningún nuevo espacio. Sin embargo, en ese año y en el intervalo de pocos meses dos espacios canarios Teide y Caldera de Taburiente fueron declarados Parque Nacional. Un año más tarde, en 1955 se declara el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. En 1957, la ley de 1916 queda derogada y entra en vigor la nueva Ley de Montes que recoge todo lo referente, hasta el momento, a Parques Nacionales. En 1969 se incluye Doñana y en 1973 Las Tablas de Daimiel. En 1974 se incluye como parque nacional Timanfaya.

En 1975 volvió a cambiar la legislación y se aprobó la Ley de Espacios Naturales Protegidos. En los ochenta, se incluyó el Parque Nacional de Garajonay. En 1989 se promulgó una nueva ley, en la que se detallan los Parques Nacionales que componen la Red. En 1991 se añade el Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera y, cuatro años después, en 1995, sobre el terreno pionero que fue el Parque Nacional de Montaña de Covadonga, se crea el Parque Nacional de los Picos de Europa. Cabañeros se incorpora a la Red de Parques Nacionales este mismo año.

En 1999 se amplia la Red de Parques Nacionales con Sierra Nevada y en el 2002 se declara el Parque Nacional marítimo-terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia constituyendo el decimotercer Parque Nacional de la Red. En total hay trece parques nacionales en la actualidad.

¿Qué es un Parque Nacional?

Se llama Parque Nacional al espacio natural poco alterado por la actividad humana que, en función de sus características , merece ser preservado y se declara de interés general de la Nación por ser representativo del patrimonio español.

Para que un territorio sea declarado Parque Nacional debe ser representativo de su sistema natural, tener una superficie amplia y suficiente para permitir la evolución natural y los procesos ecológicos, predominar ampliamente las condiciones de naturalidad, presentar escasa intervención sobre sus valores naturales, no tener núcleos habitados en su interior, y estar rodeado por un territorio susceptible de ser declarado como zona periférica de protección.

Objetivos de los Parques nacionales

Los Parques Nacionales deben asegurar la conservación de sus valores naturales. Los Parques Nacionales son espacios singulares, escasos y desde luego infrecuentes. Son lugares en los que prima la "no intervención" y en los que el principio es permitir el libre devenir de los procesos naturales.

El segundo objetivo de la Red de Parques Nacionales es compatibilizar la conservación con el uso y disfrute por parte los ciudadanos de los valores naturales contenidos en los parques.

En tercer lugar los Parques Nacionales están al servicio de la investigación y el aumento del conocimiento científico.

Los Parques Nacionales pueden ser además, un motor para el desarrollo económico (sobre todo turístico) de las comarcas en las que se sitúan.

La zonificación de un parque nacional

La gestión de un Parque Nacional exige la delimitación de diferentes zonas en el mismo de acuerdo con su fragilidad. De la misma surge el uso más o menos intenso que pueda albergar cada una de ellas.

Con el apoyo de los trabajos de investigación se realiza la Zonificación del Parque, estableciéndose los usos tolerados en cada zona. Habitualmente se diferencian las siguientes:

Clase I: Zona de reserva. Zona cerrada al uso público. Se prohíbe la libre circulación en ella. Tan sólo podrá accederse, previa autorización, por motivos científicos o de manejo del medio ambiente.

Clase II: Zona de uso restringido. Acceso público regulado mediante permisos. No se pueden abandonar los senderos señalados, salvo en aquellos casos autorizados por la Administración del Parque.

Clase III: Zona de uso moderado. Se admite el acceso con vehículos. Se trata de un área capaz de soportar el recreo al aire libre y actividades interpretativas.

Clase IV: Zona de uso especial: Alberga las construcciones y servicios esenciales para la administración del Parque y los visitantes.

Clase V: Zonas de asentamientos tradicionales: Si existiese algún núcleo de población dentro de un parque que pueda ser considerado como tradicional puede ser incluída en las zonas del parque

Subir al principio del Documento
www.llanes.as