Portal de Llanes

Flora y Fauna en los Picos de Europa

Símbolo del Parque de Picos de Europa

Uno de los objetivos principales de los parques nacionales es la protección de las diversas especies vivas que habitan en él. En esto, el Parque nacional de Picos de Europa no es distinto a otros y procura recuperar aquellas especies que se encuentran en peligro de extinción.

Animales

Quebrantahuesos Una de las especies que se están recuperando desde los Picos de Europa es el Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), del que se sigue la pista de ejemplares erráticos, que en busca de nuevos parajes donde asentarse vuelven a las cordilleras de las que desaparecieron hace más de treinta años.

En la misma línea de aves rapaces, el Parque nacional de Picos de Europa ha conseguido tener la mayor población de águilas reales (Aquila chrysaetos) de la cordillera cantábrica, gracias a los planes de protección de esta especie.

Otra especie de ave amenazada es la del urogallo (Tetrao urogallus ), cuyo número ha disminuido alarmantemente en las últimas décadas debido principalmente a la caza furtiva, y a la destrucción de los espacios donde habitan. Actualmente se considera quedan unos doscientos ejemplares machos, de los casi seiscientos que había hace veinte años.

Otras aves más pequeñas, que no corren peligro y son fáciles de avistar son el petirrojo (Erithacus rubecula), al carbonero garrapinos (Parus ater), al reyezuelo sencillo (Regulus regulus) y el trepador azul (Sitta europaea) entre otros. También fuera de peligro, pero difícil de ver es el pito negro (Dryocopus martius), un pájaro de mediana envergadura cuyo repiqueteo en los troncos de las hayas es habitual escuchar por el bosque.

Rebeco El animal que por excelencia puebla los picos de Europa y que es característico de los mismos, es el Rebeco (Rupicrapa rupicrapa). Se calcula que la población de estos mamíferos alcanza unos 6500 individuos.

Otras especies de mamíferos, más peligrosos (y también más en peligro de extinción) que pueden llegar a verse por los picos son el lobo (Canis lupu) y el oso pardo (ursus arctos). El gato montés (Felix Silvestre) suele encontrarse en zonas boscosas amplias y abundan en general los mustélidos como la marta, el tejón, el armiño, la gineta o el turón. Otro mamífero que también abunda es el jabalí.

También los ríos de los picos se encuentran en los planes de conservación, siendo el centro de atención el salmón atlántico (salmo salar) y el cangrejo de río (Austropotamobius).

Junto con las especies salvajes más representativas existen los animales domésticos que tradicionalmente subían a pastar a los picos. Se trata del ganado, principalmente vacuno, de donde se extraen las materias primas para la elaboración de los famosos quesos asturianos y por supuesto, la carne de ternera asturiana, tan apreciada por la gastronomía española. Las razas de ganado vacuno que pastan por estas praderas son principalmente tres: casina, ratina y tudanca.

Flora

Bosques

Bayas de AceboExisten en los Picos de Europa diversos tipos de bosque, que proporcionan alimento y refugio no sólo a las especies que más interés despiertan por parte de las autoridades del parque (citadas más arriba) sino a muchas más que pueblan estas montañas y valles. Una de las joyas en este sentido es la pervivencia de bosques mixtos atlánticos, muy escasos en la península: se dan en las zonas más bajas del monte, y en ellos especies como el robles y avellano se mezclan con arces, tilos, fresnos, castaños y nogales.

Los habitantes de este tipo de bosque más representativos son : el corzo (Capreolus capreolus) y el jabalí (Sus scrofa) el tejón (Meles meles), que abandona su madriguera al anochecer para buscar alimento, la marta (Martes martes), el armiño (Mustela erminea)y la comadreja (Mustela nivalis).

En la zona de Liébana el tipo de bosque que predomina es principalmente el encinar, ya que el clima que se desarrolla en estas gargantas es más similar al mediterráneo que al atlántico lo que favorece el crecimiento de especies mediterráneas.

Los bosques más llamativos son bajo el prisma de los expertos, los hayedos. Las imponentes hayas (Fagus sylvatica) pueblan numerosas laderas de los picos, y su color rojizo contrasta con el verdor de otras especies en verano.

Flores de Alta Montaña

Entre las especies adaptadas especialmente al clima de los picos se encuentra el lastón de montaña (Helictotrichon sedenense) biotipo graminoide, den tallo largo y flexible que no se quiebra a pesar de los vientos que soplan en las cumbres; o la silene sin tallo (Silene acaulis) con aspecto almohadillado es capaz de crearse un microambiente adecuado para sobrevivir.

En los neveros, las zonas más frías del parque existen especies adaptadas a este clima tan duro que apenas pueden verse durante cuatro meses, tales como la saxífraga (Saxifraga oppositifolia) de vistosas flores púrpuras, el llantén de los alpes (Plantago alpina) o el ranúnculo alpestre (Ranunculus alpestris).

Subir al principio del Documento
www.llanes.as