Portal de Llanes

Piloña

Concejos del Oriente de Asturias.

El concejo de Piloña se encuentra en el extremo más occidental de la comarca, lindando con los concejos de la zona centro. La población del concejo se estima en unos 9.700 habitantes, contando Infiesto, capital del concejo, con más de 2000.

Entre los pueblos que agrupa este concejo se encuentran Villamayor, Sevares, Miyares, Borines, Espinaredo, Lozana, Anayo, Beloncio, y Ques.

Piloña está compuesto por 24 parroquias, distribuidas en una extensión de 294 Km y rodeada de altas cumbres, teniendo como una de sus cotas más altas el pico Vizcares de 1419 metros, y donde campa a sus anchas el rebeco, o el Maoño, que se sitúa en los límites de Piloña con los concejos de Ponga y de Caso, con una altitud de 1 .418 m. Por debajo de esta altura están el pico Faceu de 1.215 m, situado entre los límites de Piloña y Caso, y el Pico Castiellu situado en Ligueria, parroquia de Espinaredo, que mide 955 m. Además de los picos de la cordillera cantábrica, en Piloña encontramos la cordillera del Sueve, sierra que junto a las playas del oriente y los Picos de Europa, es unote los puntos naturales más emblemáticos de la región.

La sierra del Sueve es conocida por ser la cuna del mítico asturcón, pero cuenta además con otras especies animales dignas de mención como el gamo. También la vegetación autóctona es de gran belleza, como las Espineras que rodean la majada del mismo nombre, lugar donde se celebra la Fiesta del Asturcón, que se celebra el tercer sábado de agosto desde 1979, y declarada de Interés Turístico y que tiene por objetivo recupera la raza del caballo asturcón que estuvo a punto de extinguirse pero que se mantiene gracias a la dedicación de estos ganaderos.

Una vez en el Sueve los viajeros amantes de los caminos sentirán la llamada irresistible del camino al pico Pienzu, cota más alta de esta sierra.

Debido al clima, en el concejo de Piloña la actividad hortícola obtiene unos productos de gran calidad, de ahí que la gastronomía de este concejo esté predominantemente basada en la riqueza de los productos de su huerta. De la repostería hay que destacar la tarta de avellana.

Una muestra de arte románico que no puede pasarse por alto es la Iglesia de Santa María de Villamayor, antiguo monasterio de monjas benedictinas. En la misma línea de funcionalidad religiosa puede verse la restaurada iglesia de San Juan de Berbio, que fue templo parroquial de Infiesto hasta 1812, y que como Villamayor, se hallan en una de las rutas del Camino de Santiago, sirviendo de encrucijada pues desde aquí salía el camino al hospital de peregrinos de Ques. También de factura medieval es la iglesia de San Pedro Beloncio.

Siguiendo con el turismo religioso sería curioso visitar el Santuario de la Viergen de La Cueva, a orillas del río Piloña frente al Campo de los Romeros. En el siglo XVII el conjunto estaba formado por dos grupos de capillas, en el lado izquierdo las capillas del Carmen y del Cristo, en la roca del fondo el refugio de peregrinos y detrás de los edificios la casa de la capellanía.

Al lado derecho se encontraba la capilla de San José, junto al hospitalillo de peregrinos y al fondo el santuario. En la segunda mitad de siglo XIX, coincidiendo con la desamortización de Mendizábal, este recinto fue abandonado, hasta principios del XX, donde se procedió a su reconstrucción cambiando el aspecto del santuario.

Subir al principio del Documento
www.llanes.as